Resistencia mecánica

El zamak se utiliza en cinturones de seguridad, carcasas de motores, mecanismos de bloqueo y otras aplicaciones. Las piezas inyectadas en zamak tienen una excelente funcionalidad en base sus diferentes prestaciones.

Tensión máxima y límite elástico

  • El límite elástico a temperatura ambiente de las piezas de zamak supera ampliamente al de las piezas de aluminio A380 y de magnesio AZ91D

  • En aplicaciones que implican una carga continua a temperaturas elevadas, tales como cerraduras, el zamak zinc tiene resistencia a la fluencia superior a los plásticos reforzados moldeados por inyección

  • Su resistencia máxima a tracción puede superar a la del aluminio A380 y magnesio AZ91D. Los plásticos técnicos e incluso el plástico reforzado con fibra de vidrio no consiguen igualar en su comportamiento al zamak


Fuente: www.zinc-diecasting.info

Plasticidad

  • El zamak presenta un alto grado de plasticidad, con la consiguiente absorción de energía a elevadas tensiones o en la rotura.

  • El alargamiento de rotura del zinc oscila típicamente entre el 4% y el 6%, pero puede llegar al 12% en secciones de pared más gruesas, por lo que se puede emplear para prevenir fallos catastróficos repentinos mediante la observación. En comparación el aluminio y magnesio fallan con deformaciones inferiores al 3 % sin la consiguiente advertencia.

Otras prestaciones

La resistencia de las piezas de zamak – a cizalladura, torsión, flexión y compresión - es muy superior al aluminio, magnesio y plásticos:

  • Con un módulo de Young de alrededor de 96,000 MPa, piezas de zamak son más rígidas que las de aluminio A380, a igualdad de tamaño, y el doble que las de magnesio AZ91D

  • La mayoría de los productos de plástico deberían aumentar el espesor en exceso para competir con el zamak en prestaciones mecánicas con el consiguiente aumento de coste

  • La elevada fluidez del zamak durante el proceso de fundición permite reducir el peso de las piezas de paredes delgadas con el consiguiente ahorro de material en sobredimensionados innecesarios

  • Para aplicaciones con carga continua a elevadas temperaturas, tales como cerraduras, la resistencia a la fluencia del zamak es superior a la de plásticos inyectados reforzados.